​​Latin Jazz & More


Luis ‘Perico’ Ortiz es por derecho propio un personaje imprescindible a la hora del balance de la salsa nuevayorquina, rescatando lo mejor de esta época de oro para liderar en la primera década del ochenta el auge de la denominada salsa puertorriqueña. Perico encarnó el último bastión de la buena salsa hecha en la ‘Isla del Encanto’ dejando un legado de sobrada importancia.

Luis "Perico" Ortiz

​Es un personaje fundamental en la Salsa. Sus facetas de productor, compositor, arreglista, trompetista e incluso cantante, demuestran el sobrado talento de este artista versátil que tuvo mucho que ver con la época de oro de la salsa nuevayorquina de los años setenta y que, a su manera, tendió puentes para la consolidación de esta expresión en Puerto Rico.

​Nacido un 26 de diciembre de 1949 en Santurce, Puerto Rico, Luis ‘Perico’ Ortiz es un nombre demasiado familiar para los amantes de la buena salsa. Casi no hay disco publicado por la Fania en el que no destaque la presencia de este boricua como arreglista o invitado de lujo al ejecutar la trompeta con ese estilo definitivamente único.


​Como todo buen profesional Perico trabajó como músico en su Puerto Rico acompañando a grandes estrellas de la música pop norteamericana que se presentaban en la isla. De esta manera acompañó a artistas del calibre de Dione Warwick, Trini López o Nancy Wilson, por nombrar sólo algunos. Esta labor la alternaba con la ejecución de jingles publicitarios y arreglando tonadas populares en programas televisivos.